¿Que es una alergia?

Es una respuesta “exagerada” del sistema inmune ante una sustancia del ambiente, veneno, alimento o medicamento. Se llaman alégrenos dichos componentes.

Son muchos los alérgenos responsables de las reacciones alérgicas. Los más comunes son:

  • Pólenes.
  • Ácaros del polvo de habitación.
  • Caspa de mascotas (gato, perro).
  • Desechos de insectos (cucarachas).
  • Plumas.
  • Mohos
  • Alimentos.
  • Medicamentos.
  • Picadura de insectos (abejas, avispas, hormigas coloradas, etc.)
  • Látex.

El Médico especialista en Alergia e Inmunología es el profesional con la capacidad científica necesaria para el diagnóstico y tratamiento específico de estas enfermedades.

La Anafilaxia es una reacción alérgica aguda y muy grave que puede poner en peligro la vida por comprometer más de un sistema al mismo tiempo.

Las sustancias más comúnmente implicadas son:

  • Alimentos.
  • Medicamentos
  • Venenos de insectos.
  • Látex.

Los signos de alerta generalmente afectan a más de una parte del cuerpo y pueden incluir:

  • Ronchas rosadas o rojas.
  • Picazón en distintas regiones del cuerpo(especial atención al prurito palmo-plantar o de pabellones auricualres).
  • Inflamación de la garganta o de distintas partes del cuerpo.
  • Silbidos al respirar.
  • Opresión del pecho.
  • Dificultad para respirar.
  • Voz ronca.
  • Problemas para tragar.
  • Desmayo.
  • Vómitos.
  • Diarrea.
  • Calambres en el estómago.
  • Color pálido o rojo, en rostro y cuerpo.
  • Sensación de muerte inminente.

Es la afección alérgica más común, y afecta de manera importante la calidad de vida. Latinoamérica es una de las regiones del mundo con mayor prevalencia de rinitis alérgica.

  • Rinitis alérgica estacional:

Los síntomas se presentan en diferentes momentos del año, frecuentemente en los países no tropicales que tienen estaciones definidas, y es causada principalmente por pólenes transportados por el aire, que pueden ser más frecuentes unos en primavera, algunos en verano y otros en otoño.

  • Rinitis alérgica perenne:

Los síntomas se manifiestan durante todo el año, es muy frecuente en países tropicales, y es causada por alérgenos del interior de los hogares, como los derivados de los ácaros del polvo, del moho, de los restos de cucarachas y de la caspa y saliva de mascotas.

Entre los desencadenantes más frecuentes se encuentran:

  • Ácaros
  • Pólenes
  • Hongos
  • Epitelios de animales
  • Insectos

Es una enfermedad que cursa con una inflamación crónica de las vías respiratorias inferiores, en la que los bronquios disminuyen su calibre por el proceso inflamatorio y se estrechan por contracción de los músculos de sus paredes (broncoespasmo).

Este fenómeno hace que se dificulte la entrada y, especialmente, la salida de aire de los pulmones, manifestando los síntomas característicos de esta enfermedad: tos, sibilancia (silbido), disnea y/u opresión del pecho.

Una variante es el Asma por ejercicio, relacionado con la actividad física, y puede presentarse en personas sanas.

Los antecedentes personales y/o familiares con importantes para predecir si una persona puede desarrollar Asma. La amplia mayoría de los casos de Asma tienen un origen alérgico.

La Rinitis alérgica no controlada convenientemente, puede predisponer al desarrollo posterior de Asma. Una  enfermedad frecuentemente asociadas a la Rinitis, la Sinusitis, está considerada como agravante del Asma ya que facilita el desencadenamiento de crisis con mayor frecuencia, y éstas suelen ser más severas.

Otra modalidad de la enfermedad, es el Asma ocupacional, que se manifiesta por contacto con sustancias propias de la actividad laboral del paciente.

En cuanto al Asma presente en la infancia, es la enfermedad crónica más frecuente en pediatría, la que más ausentismo escolar provoca, con una disminución significativa de la calidad de vida y del sueño, lo que hace que el niño tenga un menor rendimiento escolar. Esto también influye negativamente en la disminución del rendimiento laboral de los padres o en su ausentismo.

Los tratamientos actuales, bien implementados y controlados por el médico especialista, hacen que los pacientes con Asma puedan tener una calidad de vida normal.

Síntomas.

Los síntomas pueden manifestarse en conjunto o separadamente, y de manera recurrente.

  • Disnea (dificultad para respirar).
  • Opresión en el pecho o dolor.
  • Tos.
  • Sibilancias (silbidos en el pecho).

Las crisis agudas de Asma se desencadenan tras el contacto con alérgenos (ácaros, hongos, partículas de cucarachas, caspa de mascotas, pólenes, etc.), y alguno de los disparadores (humos, polución ambiental, o aire frío o cambios en el clima, perfumes u olores, etc.).

Otros importantes desencadenantes de crisis son los procesos infecciosos como los resfríos, el ejercicio físico y el estrés.

En los niños, la tos crónica puede ser el único síntoma, que puede presentarse en ocasión de enfermedades virales, por las noches o por el ejercicio.

Es la manifestación de la reacción alérgica en la conjuntiva (membrana que cubre el ojo y la parte interior del párpado). Puede presentarse entre un 40 al 60% de la población alérgica y frecuentemente lo hace asociada a rinitis alérgica.

Los alérgenos más comúnmente implicados son los pólenes y los mohos (Conjuntivitis estacionales) y los alérgenos de interior, como ácaros del polvo, caspa de mascotas o partículas de cucarachas (Conjuntivitis perennes).

Síntomas.

Los síntomas típicos son:

  • Enrojecimiento.
  • Ojos llorosos.
  • Picazón.
  • Sensibilidad a la luz.
  • Sensación de aspereza.
  • Inflamación de los párpados.

Cuando estos síntomas son desencadenados por una reacción alérgica, estarán afectados ambos ojos.

Los síntomas pueden ser muy molestos, pero suelen no ser graves (pueden ser algo más intensos los de la Conjuntivitis estacional).

La Conjuntivitis alérgica no es contagiosa.

Muchas afecciones de la piel parecen ser alérgicas, pero en la realidad no todas lo son. Se consideran alergias de la piel aquellas que se manifiestan tras el contacto con un alérgeno y se desencadena una respuesta del sistema inmune.

A) Dermatitis atópica

Es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel de causa multifactorial. Es una enfermedad común, en especial en niños. En adultos la frecuencia es diez veces menor.

En casi la mitad de los pacientes con Dermatitis atópica grave, la enfermedad se debe que han heredado un gen defectuoso en una proteína de la piel (filagrina). Estos suelen presentar muchas líneas pequeñas en la piel de sus palmas.

Los síntomas más característicos son eczemas en localizaciones características, piel seca y picor intenso y, a menudo, se asocia con alergia alimentaria, Rinitis alérgica y Asma. Esta secuencia progresiva se llama marcha atópica. Adicionalmente puede haber filtrado de líquidos que forman costras y con el rascado puede agregarse infección.

Estas reacciones son muy frecuentes, pero de ellas sólo entre el 5 y el 10% son reacciones alérgicas. Los medicamentos que más probabilidades de producir reacciones alérgicas son:

  • Antibióticos, como la penicilina y sus derivados.
  • Aspirina y medicamentos antiinflamatorios no esteroideos, como el ibuprofeno.
  • Anestésicos locales.
  • Anticonvulsivantes.
  • Tratamiento con anticuerpos monoclonales.
  • Quimioterapia.

Síntomas

Aparecen luego de pocos minutos de la administración del fármaco. Los síntomas más frecuentes son:

  • Urticaria.
  • Picazón en diferentes partes del cuerpo.
  • Dificultad respiratoria.
  • Inflamación, generalmente en el rostro.
  • Anafilaxia (reacción alérgica grave, que puede poner en riesgo la vida).

Es la respuesta exagerada del sistema inmunológico ante la exposición a proteínas presentes en un alimento al que se ha sensibilizado mediante contacto previo.

Los síntomas se presentan aún en contacto con una cantidad pequeña de alimento y se puede poner en riesgo la vida, por lo que hay que ser altamente cuidadoso para evitar los alimentos a los que se está sensibilizado.

Estas alergias se manifiestan en cualquier edad, con mayor frecuencia en la niñez.

Los alimentos más frecuentemente responsables son:

  • Leche de vaca.
  • Huevos.
  • Pescado.
  • Maníes.
  • Mariscos.
  • Soja.
  • Nueces.
  • Trigo

Es la reacción de la piel disparada por la presencia de histamina como respuesta del sistema inmunológico.

Las urticarias son inflamaciones de la piel con o sin picazón, enrojecimiento y que varían en tamaño y pueden presentarse en cualquier lugar del cuerpo.

En este caso la inflamación está presente en la capa superficial de la piel.

  1. Urticaria aguda: se produce de forma súbita luego del contacto con un alérgeno al que se está sensibilizado (alimento o medicamento con mayor frecuencia). Desaparece de forma espontánea en un breve periodo de tiempo, desde minutos hasta 6 semanas. Existen causas no alérgicas como calor, frío, ejercicio físico o picaduras de insectos.
  2. Urticaria crónica: Persiste más de 6 semanas. Se caracteriza por episodios repetidos de ronchas con enrojecimiento y picazón. Generalmente no es producida por una reacción alérgica. Las ronchas pueden ser dolorosas. No es contagiosa.

Síntomas.

Las lesiones características son:

Habones (ronchas rojizas), elevadas y con bordes nítidos respecto de la piel no afectada.

Picaduras de numerosos insectos

Producen una reacción de enrojecimiento e hinchazón en la piel de casi todas las personas. En la mayoría de los casos estas reacciones no son alérgicas, pues no implican una respuesta del sistema inmunológico.

Las personas que han tenido picaduras de algún insecto (abeja, avispa, hormiga, etc.) cuentan con la posibilidad de haberse sensibilizado a las proteínas contenidas en el veneno del insecto.

La reacción alérgica se produce cuando el sistema inmunológico reacciona exageradamente ante una exposición al veneno del insecto.

Las reacciones pueden ser locales (leves) o sistémicas, las que pueden poner en riesgo la vida (Anaflaxia). La mayoría de las reacciones graves son causadas por cinco tipos de insectos:

  • Las véspulas: de cuerpo negro con bandas amarillas.
  • Las abejas: de cuerpo redondeado, velloso, con manchas marrón oscuro y amarillas.
  • Las avispas: son delgadas con manchas negras, marrones, rojas y amarillas.
  • Los avispones: son negros o marrones con manchas blancas, anaranjadas o amarillas.
  • Las hormigas de fuego: son marrón-rojizas.

El Médico especialista en Alergia e Inmunología tiene la capacidad y la experiencia para diagnosticar con precisión estas alergias y desarrollar un plan de tratamiento.

Síntomas.

Los síntomas más comunes, que se manifiestan en el sitio de la picadura, y aún en una reacción normal (no alérgica) son:

  • Dolor.
  • Enrojecimiento. • Inflamación.

En la reacción alérgica grave (Anafilaxia), se encuentran:

  • Inflamación del rostro, garganta o lengua.
  • Dificultad para respirar.
  • Mareos.
  • Dolores abdominales.
  • Náuseas o diarrea.
  • Picazón o ronchas en extensas zonas del cuerpo.

Alergia al latex

El látex es utilizado en la fabricación de materiales de uso medicinal (guantes, sondas), condones, guantes de uso doméstico, globos, bandas elásticas, gomas de borrar y juguetes, entre otros.

Las personas con contacto frecuente con estos elementos son quienes tienen mayor riesgo de sensibilización y posterior manifestación de síntomas relacionados a una reacción alérgica. Un grupo de riesgo especial lo conforman personas de equipos quirúrgicos y personas que han sido sometidas a numerosas cirugías.

Las reacciones al látex pueden ir desde leves y moderadas hasta severas, la llamada anafilaxia, que puede comprometer la vida. Como en muchas otras alergias, la reiteración de exposiciones aumenta la gravedad de las reacciones.

Es de suma importancia tener un diagnóstico preciso de esta situación, y el médico especialista en Alergia e Inmunología es el único profesional con la capacidad científica necesaria para esta evaluación y el consecuente tratamiento.

Síntomas

Las reacciones tienen diferentes tipos de presentación:

  1. Dermatitis de contacto de tipo retardado: se manifiesta entre 12 y 36 horas posteriores al contacto con el látex. Los síntomas que la caracterizan son:
  • Enrojecimiento de la piel.
  • Piel escamosa.
  • Picazón en la piel.
  • Picazón u ojos llorosos.

Pruebas en alergia

Tests cutáneos (Test in vivo).

Es la prueba más común y considerada el gold standard (estandar de oro) en el diagnóstico de la alergia. Es de rápida resolución diagnóstica y relativamente indolora, con la que se busca determinar la presencia de IgE específica para algún alérgeno.

Se coloca una pequeña cantidad de extracto antigénico sobre la piel de la cara anterior del antebrazo, o en la espalda, mediante un pinchazo se hace penetrar el extracto en la piel.

Si este test fuese totalmente negativo, y el Alergólogo mantiene firme su sospecha diagnóstica, se podrá proceder a la práctica de una prueba intradérmica, en la que se inyecta el extracto entre las capas de la piel, esperando el resultado final. Estas pruebas, si bien son más sensibles, son menos específicas.

Tratamiento con inmunoterapia especifica (vacunas)

La inmunoterapia específica con alérgenos, es el único tratamiento con capacidad para cambiar la historia natural de las enfermedades alérgicas como la Rinitis, la Conjuntivitis (frecuentemente asociadas), el Asma, y las reacciones alérgicas por venenos de insectos (abejas, avispas, hormigas coloradas).

La inmunoterapia específica con alérgenos, es el único tratamiento con capacidad para cambiar la historia natural de las enfermedades alérgicas como la Rinitis, la Conjuntivitis (frecuentemente asociadas), el Asma, y las reacciones alérgicas por venenos de insectos (abejas, avispas, hormigas coloradas).

Finalizado el tratamiento, a menudo la mejoría de los pacientes se mantiene debido a que se induce una memoria inmunológica, que se estima válida por varios años.

Esto hace que esta herramienta terapéutica se torne en altamente beneficiosa y con una muy buena relación costo/beneficio para el paciente, ya que abandonará su dependencia a los medicamentos para controlar los síntomas de su afección. También se verá beneficiado en cuanto a los gastos indirectos (ausentismo escolar o laboral, rendimiento intelectual, vida social, etc.).

El médico especialista en Alergia e Inmunología es el único profesional con la capacidad necesaria para realizar e interpretar el diagnóstico e indicar, administrar y controlar la evolución del tratamiento.

REFERENCIA BIBLIOGRÁFICA

1.- SLaai, (sociedad latinoamericana de asma alergia e inmunología).
2.- WAO (organización mundial de alergia).